sábado, 18 de febrero de 2017

EL SALTO.



A veces no es más que dar un salto.
Un salto tranquilo y desprendido.
Confiado ahora a sus propios abismos.
Nada importa el destino
y nada importan los años,
nada aquellos discos
y nada aquellos vinos.
Tengo secretos ridículos
que me resultan nostálgicos.
Son de los años que tú y yo nos amamos,
así tan despacio, así sin pararnos.
Ves, solo están los pasos, aquellos pasos
que dimos en infinitos caminos.
Cuando eran prohibidos recuerda,
yo agarraba tu mano.
Después como ahora  sólo queda gritarse,
engullirse y vomitarse. Y así una vez más,
y así hasta morir, morir siendo el alcohol,
el alcohol que de noche tus labios mojó
y en tus ojos brilló, dichoso y conforme.
Sí, ése que fue a tu risa, donde fue a morirse.
Asi, tranquilo, despacio. Desprendido.
Después, el salto.







lunes, 6 de febrero de 2017

POR OTROS COMO YO.

Vuelvo a recuperar cierta calma ahora, en la noche del primer Domingo de Febrero y tras un mes de Enero con la pendiente ascendente que trae de serie y el añadido de la intensa actividad que supone enrolarse con alguien como Jesús Moreno, en desarrollar una propuesta como la del pasado Viernes en la barbería. Esa justa y misma calma que necesito para plantarme ante esta pantalla y contaros negro sobre blanco, las idas y venidas, avatares, derrotas, conquistas y desastres de ésta radio vieja y todo lo que es o no.
Esta nueva entrada de este modesto blog pretende contaros no tanto lo que pueda suponer organizar un sarao así, que no creo que tenga mucho de misterio, sino lo que personalmente supone para alguien como yo, un tipo más bien triste, aburrido, con clara tendencia al aislamiento y cada vez más parecido a un gruñón y solitario ermitaño. Igualmente apasionado y crónico melómano, vehemente defensor del sonido y el romanticismo del tocadiscos, los surcos, las agujas y  los discos de vinilo.


Pues bien, el día que Jesús me propuso hacer alguna actividad cultural en su nueva y genuina barbería de la calle Barcelona y mientras pasaba su cuchilla de hoja fina por mi cuello tenso y estirado. Ya me había llevado una primera y grata sorpresa que además de alegrarme el día me hizo pensar que iba estar entretenido para el resto del mes. En los días siguientes contacte con Jj Fuentes al que ya conocéis y con quién vengo colaborando estrechamente hace algún tiempo por la sencilla razón de que me gustan mucho sus canciones y es un tipo entrañable con el que aprendo cosas. Siento una sincera admiración por su facilidad para componer canciones como ésta: 




Me gusta pensar que su sobria, calmada y siempre seria predisposición a los conciertos que le propongo en sitios dispares y diversos, esconde una fecunda amistad que entre otras cosas procura mucho y bendito divertimento. Algo muy necesario en los tiempos que corren para mi y "Otros como yo". 


Otros como Sergio, Sandra, Oli y Elizabet, Paqui, Oscar y Susana, Jaime, Maite, Samuel, Zapata, Álvaro, Carlos, José Miguel o Juan Antonio Garcia. Intrepido viajero a quien felicito por sus estupendas fotos que a todos intrigaron e impactaron en mayor o menor medida esa tarde y al que agradezco de todo corazón su entusiasta participación en el sarao.

En difinitiva todos los que allí nos reunimos pasamos algo más que una agradable tarde de Viernes con una rica propuesta creativa que no tendrá nada de extraordinario, de acuerdo. Pero no me negareis que si mucho de nueva alternativa a otras culturales propuestas del municipio que en ocasiones más bien parecieran dogmas de fe sobre lo que es y/o no es, o sobre lo que son, significan o incluyen vacios y manidos vocablos tantas veces usados en un discurso hipócrita, pobre, lineal y único. 
"Cool", "genio", "crack", "buen gusto", "buena gente", "gente guapa", "el mejor y sus mejores", etc,... O algún otro tan ochentero y claramente tendencia como "enrollao". Vocablos y expresiones que definen el ocio y la cultura en este pueblo dónde todos aspiramos a pasarlo bien sin más y por derecho, a disfrutar de inquietudes y aficiones en algo parecido a un sano fair play (ya que hablamos de cultura y tan cultos y sofisticados nos mostramos) dónde todos quepan y puedan sentirse algo menos extraños, más cómodos y confiados, en un pueblo feo en muchos aspectos claro, pero también muy vivo en el sentido que incluye obviamente la cultura más cercana y espontánea que es la de sus gentes. Cultura que humildemente entiendo además, trasciende los rincones y se muestra libre dónde quiere y/o puede, dónde la quieren y/o la respetan.

Comparto con vosotros éstas pocas fotos del sarao y algo más de veinte minutos de la selección musical que llevé con muchísima ilusión y porque no decirlo, con ciertos nervios que siempre aparecen cuando hago ésto. Los mismos nervios que aparecen justo antes de publicar experiencias y reflexiones personales como ésta, en éste modesto blog que ni pretende ni quiere juzgar, herir, menospreciar o molestar a alguien, sino más bien todo lo contrario. Participando activamente en la rica y dinámica vida cultural del municipio construida por tantos otros como yo y también mejores faltaría más. Estoy yo como para competir por algo así (tan obvio), a éstas alturas del vivir. Amenazo con volver.

Theoldestradioshow: selection for Jesús Moreno Barber Shop.