viernes, 3 de junio de 2016

LA CULPA ES DE MIS AMIGOS.


Tercera entrada en este mi humilde blog para compartir con vosotros mis más musicales inquietudes y obsesiones. Esas mismas que también os atormentan a muchos de vosotros y que igualmente y en ocasiones, sois vosotros los que las compartís conmigo a través de esta, la red de redes. Tener amigos como Oscar y Sergio me permite seguir aprendiendo y disfrutando de algo que hace mucho que dejo de ser un simple hobby y se convirtió en una pasión  a la que voy dando rienda suelta de una forma un tanto anárquica, si ¿qué pasa?, a mi propio ritmo sin método o guión alguno, también, sin prisas, sin ambiciones banales, con algo de postureo por supuesto pero convencido de que no se trata solo de eso, pues cuando se pincha un disco en casa o en los bares, a solas o con alguien, uno puede sumergirse en humanas historias con las que inspirarse para lidiar mejor con las frenéticas vueltas que da la vida mientras este mundo esquizofrénico gira y gira y el tiempo, se va irremediablemente para no volver jamás.

Hace unos días Oscar, leal compañero en los años de mis estudios frustrados e infatigable compañero de mil y una aventuras posteriores, puso en mis manos el ejemplar de un libro tan gordo como el de Petete con el siguiente título: "1001 discos que hay que escuchar antes de morir", del autor y editor independiente Robert Dimery. 

Hoy lo abrí con la misma apatía y desgana con la que se cierra una larga e intensa jornada de obligaciones y quehaceres rutinarios. El azar quiso llevarme a la página 380 para darme la grata sorpresa de que aquel disco que mi otro buen amigo Sergio llevó a la última sesión de theoldestradioshow en Pub Fósil y que amablemente me dejó, eso si, con una severa recomendación, - escúchalo que te va a encantar-. Es uno de esos 1001 discos que tengo que escuchar antes de morir. Lo he escuchado ya varias veces y aún no se lo he devuelto, quizás porque él tenía razón y me encantó. En mi defensa diré que he pensado en llevárselo varías veces pero pudo más dejarlo en mi maleta algún tiempo más para pegarle otra vuelta,  como la que esta tarde me brindó el azar en la página 380.

Aprovechando como fuente el libro de Oscar os cuento algunos detalles y datos del mismo y os lo enlazo vía youtube. Escuchadlo, os va a encantar y si por si casualidad cae en vuestras manos resistiros a devolverlo hasta el final. El disco en cuestión es "AJA" de Steely Dan.




Discazo elegante de jazz modulado que llegó a vender más de cinco millones de copias. Aquella noche en Pub Fósil y también bajo recomendación severa de mi amigo Sergio pinchamos "Peg" un tema posteriormente sampleado por De La Soul en "Eye know". Con una producción excepcional e interpretaciones estelares de los treinta mejores músicos de sesión de la época, "Aja" es un autentico hito del jazz y mis amigos un tesoro, bueno mejor dicho dos tesoros.

Sello discográfico: ABC
Producción: Gary Katz.
Nacionalidad: EEUU
Año: 1977